Cristian C. Bellot | Relatos
74
archive,category,category-relatos,category-74,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las cuerdas le rasgaban la piel de las muñecas con cada movimiento que hacía para intentar liberarse. Las de las piernas estaban demasiado apretadas, apenas dejaban fluir la sangre descendiendo por los tobillos. Con la silla anclada al suelo, no tenía otra opción que forzar...

La luz del faro nunca se apagó. No podía. En cuanto las primeras trazas de oscuridad se atrevían a iniciar su invasión de la tierra, la luz se encendía para iluminar el camino de aquellos que aún estaban buscando un lugar al que llamar hogar....

Lleva horas caminando. Lo que empezó como un simple trayecto entre dos ciudades a los mandos de su avioneta se ha convertido en un viaje por el infierno. Un fallo mecánico hizo que tuviera que realizar un aterrizaje de emergencia en medio del desierto, incrustándose...

—Voy a contaros una historia de miedo. “El fuego iluminaba la noche cerrada. Las llamas de la hoguera ondeaban con la suave brisa que recorría la planicie. Su calor contrarrestaba con el frío que se había ido posando con la oscuridad. Era un lugar de calma,...

Corre. Huye. No es ninguna sorpresa que la persigan por toda la ciudad. Sabía que llegaría este día. Lo que no esperaba era que llegara tan pronto. Nació con el gen prohibido. Nació con una fecha de caducidad a su libertad. Su vida se resume en...

Una niebla blanca como la nieve lo envuelve de golpe. Es fría, espesa, pero el contacto en su piel resulta una sensación agradable. Poco a poco se disipa, abriéndose a un campo infinito de amapolas igual de blancas. Pétalos flotan en el aire, el polen...

Hay una luz encendida en el desván, les dicen a los dueños todos los potenciales compradores que visitan la casa. El hecho de que no puedan acceder a su interior por el momento, al estar inoperable la escalera que desciende del techo hasta que los...

No importa cuántos años pasaran en el mundo, no importa en qué época estuvieran, si las circunstancias les fueran beneficiosas o no: su mercado seguía siendo el mejor de todos. No lo decía ella, lo decía la cantidad de clientes que se asomaban día tras...

Boqueó con los ojos clavados en el cielo, su espalda sobre el lecho de hierba que crecía en aquel claro del bosque. No podía moverse, no podía apenas respirar. La caída desde decenas de metros de altura, tras un lanzamiento de tantos metros, debería haber...